Vida en marte confirmado

La atmósfera de Marte contiene pequeños rastros de metano. Las nuevas mediciones realizadas y que ha inspeccionado el planeta rojo desde 2012, lo confirma de manera sorprendente.

La NASA mide extrañas variaciones de metano en Marte

Nadie puede ahora negar lo obvio“, dice Olivier Mousis, profesor investigador del Laboratorio de Astrofísica en Marsella, que participó en este trabajo. “Todavía había algunos escépticos en la comunidad. Creo que el caso está resuelto”.

El metano es de gran interés para los exobiólogos porque es una de las moléculas orgánicas más simples que existen. Consiste en un átomo de carbono rodeado por cuatro átomos de hidrógeno y desempeña un papel clave en muchos procesos biológicos.

Puede ser tanto una fuente de energía como un desperdicio producido por un organismo vivo, lo que no significa que este sea necesariamente el caso, ya que muchas reacciones químicas no biológicas también pueden producir estas variantes de gas.

Cualquiera que sea su origen, Curiosity nunca ha dejado de oler metano en la atmósfera marciana durante los últimos cinco años, aunque las cantidades detectadas son muy bajas: 0.4 ppb (0.4 partes por billón) de media (menos de la billonésima parte del aire marciano inhalado por Curiosity.

la-nasa-astronauta

A modo de comparación, la atmósfera de la Tierra contiene 5000 veces más en proporción y 500.000 veces más en valor absoluto, por lo tanto, la atmósfera es 100 veces más densa.

Esto no es una sorpresa, ya que en 2014 el mismo equipo ya había anunciado la presencia de este “fondo” de metano. Explicó que también había detectado cuatro “bocanadas” de metano 15 veces más concentradas (7 ppb) entre junio de 2013 y enero de 2014.

Otras bocanadas de metano, a veces 20 veces más concentradas, también se habían detectado en alguna ocasión desde la Tierra o desde el espacio en la década del 2000, pero “estas medidas todavía son controvertidas”, recuerda François Forget, especialista en Atmósferas planetarias en el Laboratorio de Meteorología Dinámica de París.

“Realmente no sabemos qué podría producir tal desgasificación o por qué el metano desaparece muy rápidamente cuando en principio podría mantenerse durante cientos de años”.

¿Un gas producido por bacterias?

Lejos de resolver este misterio, las encuestas periódicas realizadas por Curiosity solo refuerzan el malentendido de los investigadores.

El móvil detecta variaciones estacionales significativas en las mediciones de metano en Marte. Las concentraciones varían de simples a triples (entre 0.24 y 0.65 ppb) alcanzando su punto máximo en verano.

“Hay variaciones para otros gases, como el argón, que tienen la misma forma, pero no tienen la misma amplitud”, dijo François Forget. “Podríamos esperar variaciones de más o menos el 20%, pero ciertamente no valores que van de triple a triple”.

Esto proporciona nuevas restricciones para que los investigadores identifiquen la fuente de este metano.

Una hipótesis evocada durante mucho tiempo fue la degradación de la materia orgánica producida por los micrometeoritos bajo el efecto de la radiación ultravioleta. Este escenario, sin embargo, se esfuerza por explicar el alcance de las variaciones observadas por el rover de la NASA.

Los científicos también mencionan el posible almacenamiento de metano a más de un metro debajo de la superficie en prisiones de hielo llamadas “clatratos”. “Por qué no, pero prefiero la hipótesis de las zeolitas, piedras volcánicas porosas que pueden almacenar en su superficie metano”, dice Olivier Mousis. “Estamos seguros de que hay al menos uno en Marte”

Queda por verse si las variaciones de temperaturas en el planeta de acuerdo con las estaciones del año permiten explicar cuantitativamente las variaciones de las concentraciones observadas. Y eso todavía no explica el origen exacto de este metano. Nadie puede excluir hasta ahora que sea producido por bacterias vivas en el sótano del planeta, pero obviamente esto queda por demostrar.

Espacio: el advenimiento de los robots exploratorios

¿Han robado definitivamente su lugar a los hombres en la exploración del sistema solar? En cualquier caso, los robots son por ahora los verdaderos conquistadores del espacio.

Hay que decir que soportan sin ningún problema un viaje austero de más de ocho meses, cobran sin dañar (o casi) el flujo de rayos cósmicos que los atacaron una vez allí y son mucho más hábiles que los humanos a la hora de realizar todo tipo de trabajos controlados a distancia desde la Tierra.

Después de Sojourner, el primer rover que llegó a la superficie marciana en 1997, Spirit y Opportunity en 2004, los ojos de los astrónomos ahora están dirigidos a Curiosity, instalado en Marte desde agosto de 2012.

Lunokhod 1, el primer robot a control remoto para montar en un suelo extraño

Depositado en la Luna por la sonda soviética Luna 17 y controlado desde la Tierra, este vehículo de ocho ruedas del tamaño de un automóvil pequeño (2,50 m de largo y 1,50 m de ancho y 756 kg) examinó la Luna Durante casi un año.

Operando con energía solar (de ahí su cubierta con células fotovoltaicas), viajó un poco más de 10 km, analizó la composición química y las propiedades físicas del suelo lunar en muchos puntos y transmitió más de 20.000 disparos de la superficie lunar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *